. Procedencia ... Reino Unido .
. Año de edición ... 2013 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Dark Descent Records .
. Estilo(s) ... Thrash Metal, Black Metal .
 
   
 
 
. Críticas de Craven Idol en Pitchline .
. Entrevistas con Craven Idol en Pitchline .
 
   
 
   
Craven Idol
Towards Eschaton
|   Dark Descent Records   |   CD   |   2013   |
VALORACIÓN 
Desde el primer momento en que puse este disco y empecé a adentrarme en sus trabajadísimas composiciones estuve pensando en la similitud que veía en los arreglos con el glorioso primer álbum de los también británicos Scythian (que en breve deberían sacar su continuación, por cierto), pero no fue hasta que empecé a indagar sobre esta banda londinense de cara a escribir esta reseña cuando descubrí que entre sus filas está precisamente su guitarrista y vocalista, el señor S. Vrath, y también estuvo hasta el 2012 su batería (cuyo puesto ocupa ahora el también batería de Solstice, James Ashbey).

Aunque Craven Idol no se muevan exactamente por los mismos derroteros que sus compañeros de batalla, les une un nexo común, su adoración por los clásicos del Metal y su deseo de llevar las enseñanzas de esos viejos dioses a sus composiciones para engendrar METAL (y lo pongo en mayúsculas para que quede claro) extremo, salvaje y, sobretodo, altamente épico. De hecho, la impresionante portada (o mejor dicho, obra de arte) que le encargaron a Paolo Girardi (el cual últimamente me viene pareciendo algo repetitivo en sus trabajos, pero en este reconozco que sacó toda su creatividad) refleja realmente bien el tipo de ambientaciones y atmósfera que uno puede crear mentalmente al exponerse a los algo más de treinta y tres minutos de duración del disco: fuego, violencia, muerte, herejía y paganismo. Todos elementos heredados de la tradición a la que pretenden dar continuación, con unas composiciones que aúnan desde la crudeza y la furia del viejo Thrash Metal más oscuro hasta la furia, la atmósfera y la oscuridad que vinieron años más tarde de Australia y del norte de Europa (sin olvidar alguna referencia puntual al Death Metal primerizo que surgió de los USA), dando forma a rápidas e intensísimas cabalgatas en las que, bajo una avalancha rítmica bien anclada en la actualidad (es decir, que no reniega de blastbeats y los recursos que hagan falta por sonar más "clásicos" o "vieja escuela"), se suceden riffs muy agresivos y acelerados (y no excesivamente técnicos), medios tiempos más evocativos, arreglos y detalles con cierto toque de melodía y altas dosis de épica que te hace viajar al pasado.

La comparación que parece que les ha caído más frecuentemente es con Deströyer 666, y no se puede negar que algo de eso hay, especialmente si pensamos en sus dos últimos discos de estudio (o en sus paisanos Razor Of Occam), aunque se pueden ver también influencias de bandas tan diversas pero tan cercanas en su alma como puedan ser Absu en su época media, los clásicos del Thrash teutón, Slayer, Bathory en la época vikinga (descaradamente en 'Craven Atonement'), los mejores Melechesh, algunos riffs gélidos a lo Dissection e Immortal, o incluso los primeros Morbid Angel cuando meten unos ritmos más diabólicos (como ocurre en el primer corte), así como algún destello de Rotting Christ (quienes también influenciaban a Scythian, pero aquí sólo son rememorados a nivel de alguna melodía). Vamos, variedad y calidad no les falta, y lo mejor de todo es que lo aúnan todo en unos temas muy sólidos en sus progresiones y arreglos (hay de todo, desde melodías y ritmos más atmosféricos en los medios tiempos hasta solos muy clásicos que encajan realmente bien), y sobretodo cargados de una fuerza avasalladora, que te arrastra a lo largo del disco entero sin altibajo alguno.

Quizá el punto en contra que se esperaría en un caso como este sería el de la poca originalidad, y cierto es que el disco se puede analizar como un tributo a todas esas bandas que les gustan (hay más de un riff calcado a Slayer, Absu y Deströyer 666, hay que reconocerlo), pero creo que lo hacen con la suficiente personalidad e inteligencia compositiva como para no caer en algo insípido o falto de interés. En concreto, destacaría lo bien que saben llevar la parte puramente agresiva, basada en el carácter más Black/Thrash, al no permitir que se vuelva repetitivo gracias a la intercalación de recursos más épicos y atmosféricos, con ciertos guiños incluso al Doom y el Heavy Metal clásico. Y, en concreto, la labor de su batería destaca en este aspecto al saber cómo adaptarse perfectamente a todos los registros. Ahora, personalmente creo que el mayor mérito recae en el apartado de cuerdas, por todo lo anteriormente comentado, y en cambio creo que el señor Vrath, si bien hace un trabajo impecable, podría variar algo más su registro en algunas partes.

Si os gusta la manera que tienen bandas como Desaster, Ares Kingdom, Pentacle o Sacriphyx de defender el Metal extremo de finales de los ochenta/principios de los noventa sin quedarse anclados en intentar reproducir un tipo de afinación o imitar el sonido de un estudio, ‘Towards Eschaton’ está hecho para calmar vuestras ansias.
 
. Redactor ... The Alpha Omega .    
. Fecha de publicación ... 07-10-2014 .