. Procedencia ... España .
. Año de edición ... 2015 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Autoeditado .
. Estilo(s) ... Doom Metal .
 
   
 
 
. Críticas de El Altar Del Holocausto en Pitchline .
. Entrevistas con El Altar Del Holocausto en Pitchline .
 
   
 
   
El Altar Del Holocausto
- S H ∃ -
|   Autoeditado   |   CD   |   2015   |
VALORACIÓN 
Afincado en Salamanca, pero, según la propia biografía publicada por el grupo en Facebook, originario de diferentes y no especificados lugares (aunque refieren a Jerusalén como su ciudad natal, supongo que más como una manera más de configurar su propio halo conceptual que por otra cosa), este singular trió presenta su segundo trabajo, un fresco, profundo y estimulante ejercicio de Post Metal y Doom instrumental poco frecuente por tierras patrias.

Lo primero que cabría resaltar es la evidente evolución respecto de su debut ‘HE’, sobre todo en cuanto a la calidad de la producción se refiere. En cuanto al resto de elementos, ‘- S H ∃ -’ pule y desarrolla lo fundamental de lo contenido en su predecesor, reconduciendo su sonido por derroteros más extremos, del mayor protagonismo inicial del Post Rock a una consolidación férrea y brillante del Post Metal y el Doom Metal (originariamente presentes pero, quizás, en menor medida) en lo que, para mí, constituye un gran acierto, ya que consigue mantener la substancia inalterada mientras hace mutar la materia, los sonidos que la envuelven.

El disco comienza con una introducción consistente en el “Ave María” de Schubert sobre los ecos de una tormenta, tras el cual podemos oír un recitado bíblico que anuncia el nacimiento de Jesús, lo que pone de manifiesto el innegable carácter religioso de la banda (de hecho, en la mencionada pagina de Facebook se confiesan abierta e insólitamente católicos). Sin tener en cuenta la específica corriente religiosa, pues la esencia última sobre la que descansan la fe y el sentimiento pueden ser intercambiables en cuanto a su contenido (puedo identificarme perfectamente con ese sentimiento refiriéndolo a dios, al universo o a cualquier otro misterio), lo que indudablemente transmite este álbum es una honda sensibilidad espiritual, una delicada y dolorosa manera de entender y sentir la vida que descansa, no obstante, sobre una fuerza que es expresada por unas guitarras firmes y poderosas. Sobre esta fuerza, El Altar del Holocausto edifica unas composiciones repletas de melancolía, refinada tristeza y reconfortante belleza. Sus serpenteantes melodías, de corte marcadamente intimista, persiguen y alcanzan una emoción de la que es difícil substraerse. Serenas unas veces, totalmente hirientes otras, descarnadas siempre, consiguen arrastrarnos en todo momento en su caudal de desconsuelo y esperanza. La aguda y penetrante exaltación que irradian temas como “Lucas I, 26-38” o “Aunque Ande Valle de Sombra, de Muerte, No Temeré Mal Alguno, Porque Tu Estarás Conmigo, Tu Vara y Tu Cayado Me Infundirán Aliento” (sí, de ese tipo son los títulos de las canciones), es proyectada en el oyente con nervio y silencio, conduciéndolo a una especia de dicha mística que representa a la perfección la veneración y el desasosiego que transitan en nosotros. Con las sucesivas escuchas, uno percibe cómo el disco, gota a gota, va penetrando en ti, como un elixir de absorción lenta al que, finalmente, te haces adicto.

Como dije más arriba, es poco frecuente hallar creaciones de esta inclinación y calado en nuestros país, por lo que El Altar del Holocausto se convierten en una original rara avis desde el concepto intelectual subyacente, la puesta en escena (tocan ataviados con túnicas blancas y las caras cubiertas supongo que para acentuar la esencia litúrgica y espiritual de su arte) o la propuesta musical en sí. En cuanto a esto último, podría atreverme a señalar, como referencia, a los franceses Year of no Light, otro ejemplo de fusión instrumental entre las sonoridades del Doom y el Post Metal en busca de la épica emocional y, también, podemos llegar a rastrear indicios del cristalino gusto de unos primeros The Third and The Mortal, pero lo mejor de todo es que estos salmantinos de adopción muestran una personalidad, una calidad y un talento propios que, acompañados del esfuerzo y la suerte necesarias, van a dar mucho que hablar en un futuro. El presente ya es suyo.
 
. Redactor ... Jaime Fernandez .    
. Fecha de publicación ... 10-10-2015 .