. Procedencia ... España .
. Año de edición ... 2015 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Nasoni Records .
. Estilo(s) ... Rock, Stoner .
 
   
 
 
. Críticas de Arenna en Pitchline .
. Entrevistas con Arenna en Pitchline .
 
   
 
   
Arenna
Given To Emptiness
|   Nasoni Records   |   CD   |   2015   |
VALORACIÓN 
El Stoner es uno de esos géneros que no puede dejarse a medias, necesita de fuerza, ritmo, dinámica y ese “pelo” fuzzero, que nos hace tanto mover la cabeza desmesuradamente en directo como nos ayuda a conducir por largos tramos de carretera castellana (nuestro pequeño Sky Valley, recto y anodino). En estos últimos tiempos, también hemos notado un gran resurgir del género, abandonado un poco a principios de los 2000, con grandes bandas que adaptan el espíritu Stoner de los primeros Kyuss o modifican con más aportaciones que van desde el Indie Stoner de los últimos Queens of the Stone Age (QOTSA) al extremo más duro de por ejemplo, Electric Wizard, con su última obra maestra ‘Time To Die’ o los archiconocidos y macarras Corrosion Of Conformity (COC) con su agresivo ‘IX’. Puestos en situación, con nuestro descapotable de los años 70, rojo por supuesto, y unas gafas de sol Rayban, los patrios Arenna nos presentan su visión del género, menos dependiente de una producción atronadora y muy dinámica en forma y contenido. Con gran influencia de la psicodelia, nos presentan su segundo trabajo tras aquel debut de 2011 titulado ‘Beats of Olarizu’. Pues así, continuando el camino pavimentado, somos testigos de la evolución de los norteños con su recientemente editado trabajo ‘Given To Emptiness’, un cuidado y dinámico viaje de aproximadamente 48 minutos por paisajes arenosos, repetitivos y lisérgicos, cargado de un aura propia.

Menos directo, más paciente y mucho más detallista, el viaje comienza con un primer tramo largo y parsimonioso titulado “Butes”, que sirve perfectamente como carta de presentación de la banda: Ritmos no muy acelerados, una elaboración digna de elogio en los crescendos, detalles guitarreros y baterísticos sutiles y elegantes y una sencillez que agrada desde el primer momento. No obstante, tras dos cortes correctos pero sin ser nada sobresaliente, para un servidor, quizá el tercer corte, titulado “Drums for Sitting Bull” y su adyacente “Chroma” definen de manera soberbia a la banda. Estos dos cortes contienen varias atmósferas diferentes pero conectadas entre sí, el primero, con un riff más agresivo y “clásico”, muestran su cara más directa, mientras que “Chroma” es un perfecto ejemplo de dinámica, repetición y detallismo, que debería dejar muy satisfecho a cualquier fan del género y su vertiente más psicodélica (es altamente recomendable su escucha bajo el efecto de algún que otro poder de la naturaleza para disfrutar de cada matiz desde otro prisma).

“Moving Through Figurehead Lights”, continúa, de una forma más acústica e íntima el desarrollo de la canción anterior con una aproximación más relajada y simple, pero efectiva y la conclusión del disco, pausada y acústica, da por concluido un viaje intenso y minucioso de casi 50 minutos.

De algo que no he querido hablar ni hacer mención en los temas hasta el final es de la voz, ya que para mí, y no queriendo ser descortés, es el punto más flojo de la banda, ya que no llega a estar al nivel de la sutil y cuidada instrumentación de los Stoner rockeros Arenna, que, con la acertada producción (cierto que es menos potente que otros ‘stoners’, pero no es el objetivo de la banda y su elección se antoja perfectamente acorde a la propuesta).

Es una pena esta pequeña pega, pero la voz es un elemento principal y, no siendo en absoluto mala ni discordante, no llega a redondear la propuesta. Más que correcto trabajo, con mínimos peros que satisface a propios y extraños del género
 
. Redactor ... Ahab .    
. Fecha de publicación ... 29-08-2015 .