. Procedencia ... Noruega .
. Año de edición ... 2011 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Jester Records .
. Estilo(s) ... Ambient .
 
   
 
 
. Críticas de Ulver en Pitchline .
. Entrevistas con Ulver en Pitchline .
 
   
 
   
Ulver
War Of The Roses
|   Jester Records   |   CD   |   2011   |
VALORACIÓN 
El espectáculo debe continuar, y el avance incesante en la búsqueda de un sonido, nunca se sabe cuál, sigue su curso. La dirección de Ulver lleva años estando lejos del sendero que se les suele atribuir, y todo lo que les rodea ha adquirido un carácter tan ambiguo que es difícil definir, o criticar (que se dice), todo lo que hacen o dejan de hacer. Simplemente se reduce a si te gusta o no te gusta lo que oyes, el concepto de grupo y de disco, y sobre todo la sonoridad. Personalmente, he de decir que el camino que han decidido tomar de cara a este nuevo trabajo no puede ser más de mi agrado. Desde Blood Inside el grupo parecía virar hacía lo absolutamente sonoro y ambiental, en el sentido de que la atmósfera sonora que se creaba parecía lo más relevante. War Of The Roses, en un primer momento llamado “Critical Geography”, ha recuperado el carácter instrumental del grupo, en lo que parece aunar la búsqueda simple y llana de una atmósfera específica y algo que se había abandonado bastante, como es el uso de una instrumentación sin fronteras, algo que se estaba perdiendo desde Perdition City.

Con grupos así es mejor documentarse primero antes de terminar de juzgar un CD de estas dimensiones. Leer entrevistas, asistir a conciertos, todo es poco. En el caso de Ulver, al menos para un servidor, juega un papel muy importante el significado de todo lo que hacen, y con ello no me refiero simplemente al trasfondo que hay o deja de haber tras un tema en concreto, si no de forma inmediata, lo estrictamente musical. En una interesantísima entrevista realizada por nuestros colegas de Freethinker’s Blog a dos de sus componentes (Svaeren y D. O’Sullivan, sangre vieja y nueva, a su paso por Viena) analizaban desde un punto de vista bastante personal cada uno de los temas que forman el disco. Sobre el primero de los cortes, por ejemplo, “February MMX”, dice O’Sullivan que es el primer tema “pop” de Ulver, sobre “Norwegian Gothic”, que se trata de un tema muy fragmentado, que desarrolla varias ideas diferentes, y que relaciona con” England”, como temas que se complementan.

En primera instancia, viendo el disco desde una perspectiva muy general, hay que reconocer un trabajo a priori más sencillo que el grueso de álbumes del grupo. El minimalismo compositivo se ve compensando en gran medida por la vuelta al uso de instrumentos acústicos, o, dicho de otra forma, menos manipulados, aunque existe un tratamiento del sonido monumental, que comienza desde la propia interpretación, hasta el trabajo puramente de estudio. Así mismo, encontramos una tecnicidad más bien orientada hacia lo efectista. Precisamente, encontramos en este disco, desde un punto de vista muy amplio, un trabajo que nos sugiere su propia puesta en escena, esto es, han buscado un sonido más dedicado al directo, con lo cual no quiero decir que se han buscado facilidades de cara a los mismos.

Precisamente, asistiendo al exclusivo concierto que nos brindaron junto a Virus en Londres, tuvimos la ocasión de escuchar de primera mano los temas de este nuevo disco, sin haber salido a la luz siquiera (los primeros vinilos se vendieron precisamente en la misma sala). Esta oportunidad de escuchar los temas de un disco todavía inédito fue de los más interesante, y precisamente sirvió para darnos cuenta de lo que comentaba: se trata de un disco orientado al directo, pero sin renunciar a las tecnicidades propias de un sonido tan especial y trabajado.

Así mismo, veo en este disco un “remember” de los antiguos discos de la “nueva” etapa de Ulver, donde se busca un trasfondo muy amplio, que requiere del oyente una concentración en lo musical y lo literario más que notable, algo que, aún conservándose en cierta medida, no encontrábamos desde Perdition City, lo que lleva a demostrar que el significado de cada nota y cada frase cumple un papel fundamental en las composiciones de este grupo.

Estrictamente hablando de lo que se refiere al sonido, destacaría un disco muy variado en general, con partes muy ambientales, y otras más técnicas, aunque lo que se conserva durante la totalidad del mismo son las auras que se crean con cada tema, una característica muy peculiar en Ulver, que sin embargo siempre tiene algo en común en la totalidad del disco. Lo cierto es que, aún tratándose de un disco de este grupo, me ha llamado bastante la atención la falta de complejos a la hora de componer, en buscar un sonido que se sale bastante de la idea que teníamos del grupo. Es posible que algunos digan que se trata de un sonido más convencional, que la búsqueda de una complejidad técnica y sonora responde a la necesidad de dar con algo sencillo. Desde mi punto de vista, la sencillez viene de la misma complejidad técnica, un instrumento que siempre ha estado ahí, y que Ulver ha evitado en sus últimos discos. En un grupo en lo que más importa es el resultado final, esto es, la sonoridad, no es precisamente la tecnicidad un fin y ni mucho menos un medio, algo que ya vimos reflejado en Blood Inside, con un resultado distinto.

Personalmente, este último trabajo se acerca más a Perdition City, en cuanto a un sonido más “moderno” con tintes de Blood Inside precisamente en lo que refiere al trabajo técnico, y en ocasiones, de uso de las texturas. La sencillez es palpable, y las partes más complejas tampoco dejan de serlo. Los temas que más aprecio de Ulver, del tipo “Hallways Of Always” van en esta dirección, así que los que aprecien la música en este sentido, verán en este nuevo larga duración uno de los mejores discos de ambient (por llamarlo de alguna forma) de los últimos años.
 
. Redactor ... J.J. .    
. Fecha de publicación ... 04-09-2011 .