. Procedencia ... Francia .
. Año de edición ... 2010 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Les Acteurs De l'Ombre Productions .
. Estilo(s) ... Black Metal, Avantgarde .
 
   
 
 
. Críticas de Pensées Nocturnes en Pitchline .
. Entrevistas con Pensées Nocturnes en Pitchline .
 
   
 
   
Pensées Nocturnes
Grotesque
|   Les Acteurs De l'Ombre Productions   |   CD   |   2010   |
VALORACIÓN 
“Grotesque” es la segunda parte de una promesa hecha por este grupo francés “one-man”, Pensees Nocturnes. Mucho bueno encontramos entonces en su primer trabajo, “Vacuum”, donde fusionaba de una manera bastante relevante las instrumentaciones clásico-románticas con el black metal francés más crudo y, en definitiva, convencional. Las asperezas que quedaban pendientes deberían de verse obviadas de cara a este segundo disco, para el que suponíamos que iban a ser limadas. El planteamiento del grupo ha migrado a una idea más madura de la música desde un punto de vista muy general. De hecho, creo que las composiciones tienen mucho más que ofrecer a los oyentes que lo que los mismos pueden procesar.

Lo que se hace evidente es que no es un disco fácil de digerir. El sonido demasiado crudo de las guitarras choca en primera instancia con la limpieza de la intro, realizada a base de una grandísima marcha militar de lo más “soviética” y, sobretodo, sarcástica, anunciando ya lo que va a ser el disco en su totalidad: una muestra de sarcasmo en su versión más esperpenta (como debe ser). El sonido propiamente dicho ha pasado a algo más dedicado a lo ambiental, alejándose de la idea de black metal/folk propiamente francés que traía su anterior disco, y que era uno de los escollos a evitar para tragar esta fusión de estilos de la que antes hablaba. Podríamos hablar tanto de madurez como de profesionalidad, de cara a analizar este nuevo disco, en definitiva.

Esta difícil digestión se ve atenuada, entre otras cosas, por la línea vocal: unas voces agudas que recuerdan bastante a lo que pudimos escuchar en el último disco de Numen o en el larga duración de los australianos Austere. Digamos que los planos sonoros se han visto estirados hasta el máximo de sus capacidades en este estilo, y el resultado es algo bastante esperpento. El caso es que dicho estiramiento hace que las líneas instrumentales converjan de tal forma que dichas líneas vocales no se ven distanciadas de la mezcla total. Quizás sea por el segundo plano al que se ve relegado en algunas ocasiones con respecto a los otros instrumentos en cuestión de volumen. Otras veces, sin embargo, la voz realiza un dibujo melódico (en limpio) de lo más monótono, a base de ornamentos entrecruzados que recuerdan ciertamente al primer canto gregoriano. Y son estos detalles los que hacen que este disco posea una calidad sin precedentes y que, sin embargo, pueda ser menospreciado por un oyente convencional.

El sonido, hablando en términos estrictamente musicales y no de estudio, y como ya decíamos anteriormente, ha cambiado considerablemente. El black metal convencional ideado para el anterior disco se ve sustituido por una idea más disonante del mismo, recordando ciertamente a Ved Buens Ende y, sobretodo, a Code. La idea es, sin embargo, más heterogénea. En este grupo participan más factores que los estrictamente convencionales. Vaerohn ha querido introducir el factor de las instrumentaciones de una forma muy sólida, de forma que tengan tanta relevancia que el resto de instrumentos, participando en dicha disonancia en el ámbito armónico y ampliando las sonoridades.

Vemos, por tanto, potenciado el tema de las instrumentaciones hasta este punto. Tal es así que, personalmente, suelo preferir las partes en las que se queda sola la “orquesta”. El tema de la compactación del todo en cuanto a instrumentos se le ha visto desmadrado en el tema de las instrumentaciones, y no porque les haya dado más importancia que al resto, si no porque poseen una calidad muy superior al resto de elementos. Esto dice mucho del grupo: en primer lugar, lo que pasa en la mayoría de grupos con una sola persona, que es la descompensación de algunos de los factores. Por otro, que es una “one-man band” muy por encima de la media.

Sin duda, un avance impresionante, después de un primer disco aceptablemente bueno. Sorprendente el empuje que le ha pegado a las instrumentaciones, cosa que prácticamente no existía en el anterior disco, y que en este ocupa la mayor parte. La idea y concepto del disco como algo grotesco y sarcástico, en definitiva, ha funcionado bastante bien y está muy bien conseguido, pero como digo, el hilo conductor para este buen resultado han sido simplemente la buena disposición y buen hacer de las líneas instrumentales en general. El siguiente paso, será igualar o nivelar el resto de instrumentos al de las mismas. Si tal caso se produce, veremos a un grupo de un nivel increíble. Algo que no me ha gustado demasiado es la línea pseudo-romántica en la que se mantiene el grupo, (en menor medida eso sí respecto al anterior disco), chocando bastante con la idea surrealista del disco en general. Hay casos en los que incluso apoyan el tema del disco, como por ejemplo los últimos segundos “chopinianos” de “Paria”, aunque el último corte creo que se sale un poco del gusto preestablecido (menos mal que finalmente le pega un puñetazo al piano).
 
. Redactor ... J.J. .    
. Fecha de publicación ... 07-09-2010 .