. Procedencia ... Noruega .
. Año de edición ... 1995 .
. Formato ... CD .
. Discográfica(s) ... Osmose Productions .
. Estilo(s) ... Black Metal .
 
   
 
 
. Críticas de Immortal en Pitchline .
. Entrevistas con Immortal en Pitchline .
 
   
 
   
Immortal
Battles In The North
|   Osmose Productions   |   CD   |   1995   |
 
Estamos ante una de las más importantes, o la mayor pieza que nunca haya podido gestar la escena black metal noruega. A estas alturas todo el mundo sabe de la relevancia que tuvo ese sonido frío y áspero que nos traían las bandas noruegas desde sus gélidas tierras. Casi parece ridículo preguntar a alguien metido en la música extrema o incluso el metal en general por los nombres de grupos como Emperor, Mayhem, Darkthrone, Immortal, Burzum, Satyricon o Enslaved sin que sepan al menos decirte que se trata de bandas de black metal, y casi con toda seguridad apuntarán a que son noruegas y las relacionarán con los acontecimientos trágicos sucedidos entre el 93/94 (no creo que sea necesario a estas alturas tener que detallar por enésima vez toda esa historia de quema de iglesias, asesinatos e ideologías de extrema derecha). Transcurridos más de diez años desde la ebullición del black noruego (el “true black” según muchos) las cosas han cambiado bastante. Muchas de las bandas pioneras se han separado (Immortal, Emperor), otras pasaron a experimentar con otros estilos (Mayhem, Ulver, Enslaved), han aparecido nuevas formaciones con un renovado estilo más cercano al death metal (Zyklon, Myrkskog) y sólo unas pocas se han mantenido en la senda del black puro (Darkthrone).

El caso de Immortal es el de una de las bandas más referenciadas y respetadas en el campo del metal extremo, con un estilo muy personal que fue evolucionando y refinándose a medida que editaban nuevos trabajos. Su estilo inicial fue un oscuro y frío black metal que en sus primeros discos se fue endureciendo hasta resultados tan mortíferos y compactos como “Blizzard Beasts” o “Battles in the North”, siempre manteniendo ese tono épico y majestuoso herencia directa de sus venerados Bathory que harían tanta mella en discos como “At the Heart of Winter”; dando lugar a producciones más pulidas (marca registrada del omnipresente Peter Tägtgren). La banda cerró su etapa como tal justo cuando dieron el salto a un sello más grande (la poderosa Nuclear Blast) y su música se había convertido en el perfecto puente entre la música radical y el heavy metal tradicional con esa mezcla de elementos del thrash, el heavy tradicional y el sentimiento blackmetalero; en discos como “Sons of Northern Darkness”. De la evolución del grupo y sobre si se vendieron o no se podría hablar largo y tendido, pero no estamos aquí para eso, y es más, yo pienso que aún cambiando tanto a lo largo de su carrera, siempre supieron mantener el mismo sentimiento que en los primeros discos, lo único que cambió fueron las formas de trasmitirlo, y además, es de agradecer que cada uno de sus discos fueran tan diferentes entre sí, ¿acaso tendría sentido que grabaran siempre el “Pure Holocaust”?

Immortal se formaron a principio de los noventa en Bergen, Noruega, primero bajo el nombre de Amputation, que al igual que la mayoría de grupos de ese país en aquellos tiempos hacían una música más cercana al death primitivo de los primeros Death o Autopsy que luego cambiarían por el black metal que tanto inspiraron (al parecer) Mayhem y su líder Euronymous a aquellas jóvenes bandas. Pese a los múltiples cambios de formación el núcleo de la banda siempre estuvo establecido por Abbath (voz, bajo, guitarra, batería) y Demonaz (guitarra y letrista), hasta que este último, en el noventa y siete, tuvo que dejar la música activamente por un problema en sus tendones según se dice por no calentar antes de tocar, lo que llevó a Abbath a llevar el estandarte del grupo junto al ya entonces batería Horgh (Pain, Hypocrisy), mientras Demonaz siguió contribuyendo al grupo con las letras.

El disco que nos atañe considerado por muchos su obra maestra. “Battles in the North” es como bien refleja su portada una avalancha de nieve que azota contra tu cara desde el primer segundo que pones el cd en tu reproductor. Para mí es sin duda de lejos, uno de los discos de black metal más bruscos y violentos que se hayan podido grabar nunca, por encima de cualquier disco de Marduk o Dark Funeral (tocar tan rápido no significa que seas más brutal). Y encima hecho con clase y elegancia, sabiendo dotar a esa música tan áspera y tosca de un sentimiento único que solo ellos saben transmitir. Ese “feeling” que te transporta a aquellas tierras gélidas que de tanta inspiración le sirvió a estos noruegos, para crear su particular concepto lírico. Todas sus letras hacían alusión al clima y la naturaleza de su tierra, fusionado con un concepto místico y guerrero que ellos mismos habían inventado. Así mismo definieron el concepto de “Blashyrkh” un lugar del que por lo visto solo ellos conocen y por el que en sus paseos por dicho lugar obtenían la inspiración par crear su música.

“Battles in the North” tiene un sonido acorde a su música, es decir, áspero y frío, cortesía del reconocido productor “Pytten” (responsable de las mayores obras de Mayhem, Enslaved o Emperor). Una producción realmente potente, sin maquillajes, con ese sonido tan frío y desgarrado de guitarras que a mi parecer es la clave para conseguir esa atmósfera tan especial, como si de una ventisca de nieve se tratase. La voz de Abbath, tan reconocible, con ese registro estridente que parece tenga cristales clavados en al garganta (o hielo!) y quien además se hacía cargo de la batería. La batería es otro punto significativo, pues la manera de baquetear de Abbath, si bien no es precisamente muy técnica, lo que le confiere ese toque tan especial a la música, pues su baquetear es realmente intenso y rápido, demasiado lineal, pero igualmente efectivo. Dentro del disco nos encontramos con canciones que parten todas de una misma base, pero distintas entre sí. Hay desde temas realmente feroces como el propio “Battles in the North”, “Grim and Frostbitten Kingdoms” o “At the Stormy Gates of Hell” con canciones más épicas y majestuosas al estilo de “Halls of Eternity”, “Circling Above in Time Before Me” o la grandiosa “Blahshyrkh”, su himno más popular, infaltable en sus directos. Temas cortos y directos donde apenas se suceden cambios, sólo riffs de increíble factura y ritmos ultra-veloces que se suceden uno tras otro. Por cierto que al menos en la copia que poseo yo (de la edición del año 97) existe un error de imprenta, pues el tema “Grim and Frostbitten Kingdoms” y “At the Stormy Gates of Hell” estan cambiadas de orden. Desconozco si esto se corrigió posteriormente. Tanto del tema “Blashyrkh” como “Grim and Frostbitten Kingdoms” se filmaron videoclips (en el segundo aparecía Hellhammer de Mayhem en la batería) que se recopilarían en el VHS, “From the Masters of Nebula Frost”.

Poco más se me ocurre decir de este gran disco, que para mí el escucharlo más que un placer es toda una experiencia capaz de transportarme a las frías montañas nórdicas con sólo ponerlo en mi reproductor. Os lo recomiendo encarecidamente a quién no lo haya oído aún.
 
. Redactor ... John Doe .    
. Fecha de publicación ... 28-05-2005 .